como alicatar una pared exterior

Alicatar una pared es un procedimiento sencillo que consiste en revestir las paredes con azulejos o baldosas. En este artículo de Crearal os enseñaremos cómo alicatar una pared exterior sin la necesidad de un profesional.

Si necesitas baldosas para exterior o azulejos para exterior puedes visitar nuestra página web y contactar con los mejores profesionales. 

¿Para qué sirve alicatar las paredes?

El azulejo y sus técnicas entraron en Europa en el siglo VII a través de Al-Ándalus y tuvo un gran auge en España y Portugal, pero ¿para qué sirve? 

El alicatado modificará el aspecto visual de las paredes y al mismo tiempo servirá para:

  • Facilitar la limpieza de las paredes: en la estancia de la cocina, por ejemplo, se producen muchos vapores y gases, el alicatado de las paredes facilitará el mantenimiento y limpieza de la cocina.
  • Impermeabilizar: una barrera extra protectora, que evitará que se acumule moho y suciedad.
  • Un mejor aislamiento: dependiendo del material a utilizar, tendrás un mejor y mayor aislamiento acústico y térmico.
  • Mayor resistencia y durabilidad: un azulejo es capaz de soportar más golpes y arañazos en comparación con otros materiales.
  • Renovar espacios: es una forma económica de modernizar tus estancias.

¿Cómo alicatar una pared exterior?

Para alicatar una pared exterior se puede usar casi cualquier tipo de baldosa, incluida cerámica, piedra natural o vidrio, siempre que esté clasificada para uso en exteriores.

Con estos sencillos pasos sobre cómo alicatar una pared exterior, conseguirás darle a tu jardín o patio un aspecto ideal:

Limpia las imperfecciones de la pared:

Limpia la pared, y retira los escombros del suelo o la superficie frente a la pared. No te preocupes por las pequeñas grietas o agujeros, el mortero los llenará. Luego lo dejaremos secar.

Compra suficientes baldosas para alicatar la pared exterior

Mide la longitud y el ancho del espacio de la pared y multiplica para obtener los metros cuadrados. Redondea al número entero más cercano, luego agrega del 10 al 15 % para tener en cuenta el desperdicio.

Mide la pared de lado a lado y haz una marca en el centro

  • Crea una línea recta vertical en la marca con una plomada y traza una línea de tiza para marcar el centro de la pared de arriba a abajo.
  • Agrega el ancho de la junta recomendada para la baldosa que hayas comprado (recuerda usar los espaciadores de baldosas como guía) a la altura de una baldosa y multiplique ese total por la cantidad de baldosas enteras que se necesitarán para llegar al centro aproximado de la pared, comenzando desde arriba.
  • Encuentra ese punto con la cinta métrica y haz una marca allí. Haz otras marcas en el mismo punto cada pocos metros a lo largo de la pared.
  • Conecta las marcas con una regla, verifica con el nivel que obtienes una línea recta horizontal y traza una línea de tiza.
  • Más tarde, comenzarás a colocar baldosas desde la intersección de las dos líneas e irás alicatando hacia afuera en cada dirección. Estas medidas precisas asegurarán que no termines en la parte superior de la pared con una baldosa parcial.

Mezcla un lote de diluyente para exteriores

Debe estar reforzado con látex y que no se combe con agua de acuerdo con las instrucciones del paquete. El aditivo de látex le da cierta flexibilidad al adhesivo para que las baldosas y la lechada no se agrieten.

Extiende el adhesivo

Extiende una capa de adhesivo en un área de aproximadamente 1 metro cuadrado en un cuadrante comenzando en el punto central. Pasa la llana dentada en ángulo con el mortero para crear un lecho uniforme. Recuerda que dependiendo del tamaño de la baldosa debes de hacer doble encolado.

Coloca la primera baldosa en la esquina interior de ese cuadrante

Presiona firmemente la pieza de baldosa con el mortero, moviéndola un poco mientras empujas para ayudar a que se adhiera. Coloca espaciadores de baldosas entre las baldosas para asegurar un espacio uniforme y niveladores para conseguir una superficie totalmente plana.

Corta las baldosas 

Corta todas las baldosas con una cortadora manual para que quepan en los extremos de cada fila y columna. 

Coloca el resto de azulejos 

Continúa esparciendo el adhesivo y coloca los azulejos en el resto de la pared en secciones, trabajando desde el centro hacia afuera. Luego, golpee ligeramente cada baldosa con el mazo para fijarlas firmemente. Deja secar la pared 24 horas.

Retira los niveladores y espaciadores de la pared

Mezcla un lote de lechada para exteriores, hazlo según las instrucciones del paquete. Con un flotador de lechada, extiende la lechada sobre la pared, sosteniendo el flotador en un ángulo de 45 grados y trabajando la lechada desde todos los ángulos para asegurarse de que todas las juntas queden llenas.

Deja secar la lechada

  • Deja que la lechada se seque durante aproximadamente una hora, luego llene un cubo con agua y limpia el exceso de lechada con una esponja escurrida, teniendo cuidado de no presionar demasiado fuerte para que no salga lechada. 
  • Cambie el agua del balde con frecuencia.
  • Varias horas más tarde o al día siguiente, limpia las baldosas con un paño limpio para eliminar cualquier neblina de lechada persistente.

Aplica un sellador de lechada después de que esté completamente seca

Los selladores en aerosol son convenientes de usar y protegen la lechada del moho y las manchas.

Y esto ha sido todo sobre cómo alicatar una pared exterior, ¡si tienes preguntas no dudes en consultarnos! Si te ha gustado este artículo, en Crearal somos expertos en diseño y fabricación de murales de azulejos, visita nuestra página web y sigue nuestros consejos.